El Patrimonio de Nuestra Empresa

Camper & Nicholsons cuenta con la historia más gloriosa de las empresas de corretaje desde que se fundó nuestro primer astillero en 1782.

Nuestros primeros pasos

En 1782, Frances Amos comenzó un astillero en Gosport, en el puerto de Royal Naval Dockyard, en Portsmouth. En 1809, Amos instruyó a su sobrino nieto William Camper, y en 1821 ya se construían pequeñas embarcaciones comerciales en el astillero.

Como Amos no tenía hijos, en 1824 le encomendó la tarea a Camper de encargarse del contrato de arrendamiento del astillero. Camper estrechó lazos sólidos con los miembros ricos del Royal Yacht Squadron, lo que posicionó a la empresa en la emergente industria de construcción de yates. Durante veinte años desde el lanzamiento del cutter Breeze en 1836, Camper aumentó su reputación como constructor de yates rápidos, favorecidos por una prestigiosa clientela. Sin embargo, se anunció una caída prematura en la carrera de Camper tras la derrota en la inauguración de la America's Cup de 1851, seguido, en 1854, del estallido de la Guerra de Crimea y del consecuente cese de la construcción de yates.

En 1842, Ben Nicholson, con catorce años, se unió al astillero de Camper como aprendiz. Como no había un claro heredero varón en la familia Camper, Nicholson fue creciendo en el astillero hasta convertirse en jefe de diseño, y fue entonces cuando produjo el innovador diseño de 1860 para el yate schooner, el Aline. El éxito de competición del yate y los consecuentes pedidos impulsaron la promoción de Nicholson, lo que facilitó su elección como sustituto de Camper cuando este se retiró en 1863.

Camper & Nicholson

La empresa Camper and Nicholson se constituyó en 1863, financiada por William Camper y la familia Lapthorn. Nicholson llevó a cabo un programa de expansión de 30 años, lo que duplicó el tamaño y la escala de las instalaciones. La producción de la empresa se centró, en mayor medida, en el diseño y en la construcción de grandes schooners, y Nicholson añadió un reacondicionamiento y el mantenimiento de la empresa, llevados a cabo gracias a la expansión de las instalaciones del astillero.

Los años 1900

La llegada de los tres hijos de Ben a la empresa fue la causa del cambio de nombre a Camper & Nicholsons. El hijo mayor, Benjamin, impactó mediante el abastecimiento a la tripulación, compuesta principalmente de pescadores regionales, con propósitos de ocio y competición en los yates construidos por la rica clientela, un servicio que continuó hasta 1939. El hijo menor, Arthur W., aplicó sus habilidades con mayor éxito en la gestión del mantenimiento y la construcción de instalaciones en el astillero, así como en la compra de instalaciones de expansión en Southampton.

Charles E. Nicholson

El hijo mediano, Charles , emergió como diseñador consagrado de yates, al ser capaz de combinar elegancia con velocidad y náutica. A principios de 1990, Charles desarrolló una nueva embarcación que permitiera a los propietarios volver de sus "grandes embarcaciones" antes y después de las competiciones . En 1912, Charles introdujo el diseño de 15 metros Istria en un Marconi rig, el primer yate del mundo de peso ligero y de construcción de madera laminada. Esto impulsó desarrollos y a una mayor destreza en el uso de materiales de poco peso. Finalmente, esto llevó a la creación de la embarcación más hermosa de Nicholson, la llamada Vita, de 1927.

La posguerra y la era de oro

En 1914, Camper & Nicholsons produjo el primer gran yate con motor de diesel Pioneer. Aprovechando esto, Camper & Nicholsons siguió siendo el principal constructor mundial de yates de motor hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. El mayor de estos yates de motor fue el yate de motor de 1629 toneladas Philante construido por Sir Tom Sopwith. Este fue el tercer yate de motor construido por Camper & Nicholsons para Sopwith, y después de que comprara el yate de la America's Cup, el Shamrock V, del Estado de Sir Thomas Lipton en 1931, Sopwith nombró a Charles como diseñador del yate de 1934 J-Class Endeavour, así como del yate de 1936 Endeavour II.

La cumbre de Camper & Nicholsons fue, probablemente, el Cowes Week de 1937, que pasó a ser conocida como la Regata de Charlie Nicholson. Todos los J-Class, tres cuartos de los 12 metros, la mitad de los 8 metros y muchos de los competidores del océano procedían del conjunto de Charles, y también formaban parte de él muchos de los yates de motor de las embarcaciones de espectadores. Y aún con todo este éxito, los yates de carrera representaban menos del diez por ciento de la producción de Camper & Nicholsons por aquel entonces.

Tras la segunda guerra mundial

Justo antes de la Segunda Guerra Mundial, el hijo de Charles, John Nicholson, comenzó a echar una mano en la oficina de diseño y, en 1939, fueron sus propios diseños los que ayudaron a la empresa a prosperar. Su filosofía de producción se desarrolló durante los años de guerra y permitió a la empresa abordar el mercado a gran escala. Tras la Segunda Guerra Mundial, el primo de John, Charles A. Nicholson, conocido como Young Charlie, envió a su segundo hijo, George , a la Riviera para trabajar en la empresa de corretaje de un amigo y convenció tanto a los propietarios como a las tripulaciones para que llevaran los yates de vuelta al astillero y, así, llevar a cabo las reparaciones de invierno. Este movimiento fue fundamental para la supervivencia de Camper & Nicholsons durante la deprimida economía de Gran Bretaña en tiempos de posguerra. Pese a los continuos éxitos competitivos y a la producción de embarcaciones de alto perfil como el Bluebottle, de la Reina y del Duque de Edimburgo, de clase Dragon, la escasez de madera significó que la empresa confió en las tareas de reparación civil y en los contratos con el gobierno para dragaminas de madera.

Como propiedad familiar, Camper and Nicholsons ha sido siempre una empresa propensa a desarrollar filiales para controlar, por completo, la producción y Charles E. Nicholson siguió al mando de la empresa hasta que falleció en 1954, con 86 años. Se crearon las bases de una sólida y exitosa empresa de construcción y diseño de yates que no solo sobrevivió a la Primera y Segunda Guerra Mundial, sino que, además, proporcionó a la Marina Real yates con la calidad y la artesanía con que se conocen a día de hoy. Dado que los acuerdos con el gobierno se agotaron a finales de la década de 1950, el hijo de Charlie, el joven Peter, desarrolló las ofertas de producción de la compañía en tres tipos: grandes yates de motor, yates de navegación personalizada y los denominados "yates de personas" construidos con plástico reforzado con fibra de vidrio. Comenzó a fraguarse un cambio de mentalidad con respecto a las travesías de lujo, lo que permitió a Camper & Nicholsons seguir adelante y expandir lo que ya habían logrado en el sector hasta la fecha.

 

1950 - hoy